viernes, 29 de abril de 2011

Adiós, a la tarta adiós (8)

Vamos diciendo adiós a un hecho histórico de los anales del fútbol. Ya sólo nos queda la cuarta parte de una tarta tan golosa que no la hemos podido ni saborear de lo rápido que nos la hemos tragado.

Nos frotábamos las manos cuando aquel sábado de jornada liguera empezaba un recorrido repleto de "Clásicos" que se nos presentaban más que apetecibles. Además, pensar que ese primer encuentro solamente sería un pequeño previo de lo que se nos venía encima, acrecentaba el hambre futbolístico. La prensa lo vaticinaba con anterioridad (como tantas cosas), pero nadie se podía imaginar que los dos grandes de la liga española se pudieran enfrentar hasta en cuatro ocasiones en un mismo mes.

Y se jugó el de liga, y los blancos salieron de Chamartín con la alegría de que los "intratables" no eran del todo intocables. No sin olvidar que en el trofeo de la Liga BBVA ya se iba escribiendo virtualmente el nombre de F.C. Barcelona. El 1-1 era más que positivo para el club blaugrana aunque el jolgorio merengue no lo reflejara así.

Luego llegó la copa,y las buenas sensaciones de los de la capital se hicieron realidad con la adjudicación de la Copa del Rey. El cabezazo de CR7 significaba el fin de la sequía de títulos, y el fin de una racha anómala como era la de Guardiola (vencedor en todas las finales). Lo mejor de todo era que todavía nos quedaba la Champions, las ansias por conseguir la "Décima", y la venganza por parte del Barça en contra de Mourinho por la eliminación del año pasado con el Inter, animaban una eliminatoria que ya de por sí tenía su rivalidad instalada.

Una rivalidad que se disfrazó en forma de circo. El espectáculo comandado por Wolfgang Stark decepcionó por la falta de eso, de espectáculo. En mitad de aquella exhibición, apareció el "Messias", y definió una eliminatoria, que salvo milagro, está sentenciada. Lo de luego ya lo conocemos, el partido sigue en pie pero en vez de un balón y un estadio, el enfrentamiento se disputa en el juzgado y con denuncias. Patético.


Que pena que un hecho de tal calibre tenga un final tan lloroso. Un hecho que seguramente no podremos ni ver nunca, se ha convertido en una auténtica lucha callejera. Es como cuando te comes una bolsa de pipas, y la última te deja con mal sabor de boca.



 Esto no es fútbol.

domingo, 24 de abril de 2011

Años luz

Cada fin de semana me entristece más la desmesurada distancia que existe entre los dos "gigantes" y el resto de la plebe. La arrolladora humillación que recibió ayer el Valencia en Mestalla no es más que otra prueba que confirma la existencia de dos divisiones distintas dentro de la Liga BBVA.

Que a falta de 5 jornadas el tercer clasificado no pueda optar matemáticamente -virtualmente desde hace meses- a la segunda plaza dice mucho de la hegemonía Barça-Madrid. Todavía me acuerdo cómo a principio de temporada, aquellos días de agosto en los que el ansia de fútbol nos ayudaban a superar la época post-vacacional, nos ilusionamos con poder ver una liga algo más igualada incluyendo a equipos como Atlético (con la Europa League en las vitrinas y realizando unos prometedores fichajes) o Valencia (la nueva era de Mata, Soldado, Aduriz...). Además, después de ver que el nuevo Madrid de Mourinho no era capaz ni de ganar al Mallorca en las Baleares y que sólo podía vencer al modesto Osasuna en el Bernabéu con un gol de Carvalho, indicaba presuntamente que esto ya era otra cosa. Si a estos agravantes, le sumamos el famoso "Herculazo" del Camp Nou, y también el pinchazo ante el Mallorca de Laudrup, animaba con creces la Liga.

Pero no, nos chafaron la ilusión al instante. Atlético volvió a ser el de siempre, y los chés aflojaron la máquina sin poder alcanzar el ritmo habitual de las dos potencias. Sevilla disputó una primera vuelta para olvidar, y el Villareal se presentaba como el único candidato a ser el "tercero" de la liga por el atractivo juego y la buena senda de resultados: otro espejismo.

Esta dinámica llega a un punto que empieza a ser aburrida, por supuesto que nadie quiere abolir el pique entre culés y merengues, pero no vendría mal un nuevo competidor; alguna entidad que no flojee a mitad de temporada y que sea por qué no, un rival a batir en competiciones europeas.

No, si al final va ser positivo la llegada de los jeques para igualar la cosa...





domingo, 17 de abril de 2011

Primer asalto en tablas

Primer `round´ finalizado. Se acabó el partido más "flojo" de los cuatro clásicos en cuanto a trascendencia (sin desmerecer el título de liga culé que era muy previsible incluso antes de que se disputara el enfrentamiento del Bernabéu).

¿Conclusiones? Unas cuantas.

Obviedad

La primera es que el Real Madrid hoy a demostrado que para detener al Barça no hay otra opción que la de realizar un partido impecable en defensa, y esperar la jugada oportuna para contraatacar a los de Pep. Algunos dirán que jugando de tú a tú a los blaugrana es posible salir con un resultado favorable del terreno de juego, pues que queréis que os diga, no me lo creo a no ser que la suerte esté muy de cara. Cada uno a su estilo y con su táctica.

Los mejores

El "experimento Pepe" creo que ha sido el mejor descubrimiento de Mou para afrontar los siguientes encuentros ante los catalanes. Me llamaréis loco, pero el portugués me ha parecido sin duda el mejor del partido, por suerte para los blancos esta vez no se le cruzó ningún cable. Por parte del Barcelona, Piqué ha ofrecido una vez más su mejor versión ante un equipo que siempre planta buena cara, espectacular en todo momento: defendiendo, atacando, saliendo con el balón... en ciertas ocasiones ¡Le he visto incluso haciendo de Xavi!, colosal el culé.

La pifia


Del lado merengue lo tengo muy claro, Di María estuvo chupón en todo momento desaprovechando ocasiones solamente por querer terminarlas con jugadas demasiado individualistas. Leo y escucho a los periodistas deportivos que Ozil debió entrar desde inicio al césped, puede ser, pero antes de que Muñiz pitara el inicio del encuentro no veía ni mucho menos con malos ojos la alineación inicial de José, en este aspecto no considero un fallo táctico el del luso. En cuanto a los visitantes, por una parte creo que forzar a Puyol tras tres meses de baja y con un solo entrenamiento con el grupo se antojaba excesivo; pero por otra, entiendo que el entrenador alinee al central por la desconfianza adquirida sobre "agujero" Milito; veremos cómo evoluciona la contractura del zaguero de cara al partido de Mestalla del próximo miércoles.

Polémica


Difícil análisis. Yendo en un orden cronológico, el posible penalti de Casillas sobre Villa es más que discutible, aunque si el colegiado pitara lanzamiento desde los once metros seguramente nadie lo cuestionaría. El penalti y la expulsión de Albiol es indudable, el valenciano se comió simplemente el control de Villa. Por último, la entrada de Alves dentro del área a Marcelo también me resulta dudosa ya que necesitamos 50 repeticiones televisivas con diferentes ángulos para ponernos de acuerdo en si el árbitro acertó o dejó de acertar. Eso sí, fallo por parte de Muñiz en perdonar la segunda al lateral del Barça, no puede irse de rositas el brasileño después de provocar una falta dentro del área (sea o no) con el reglamento en mano.

La anécdota


Las casas de apuestas acertaron vaticinando un empate a uno con goles de Cristiano y Messi.




Quédense tranquilos, todavía nos quedan tres cuartas partes de la tarta por disfrutar...

sábado, 9 de abril de 2011

Poderío hispánico

Tras la disputa de los cuartos de final de la Europa League, queda evidente el predominio ibérico que han demostrado los tres conjuntos portugueses y el submarino español. Salvo por algunos pequeños flecos, lo más lógico es que las semifinales de "la otra Champions" enfrente a Oporto-Villareal y Sp. Braga-Benfica.

El primero de los dos enfrentamientos es el que más papeletas tiene de que se cumpla debido a sus respectivas goleadas cosechadas en campo propio. El campeón de la liga lusa, el Oporto, vive un momento plácido en el que tras conquistar la liga portuguesa, solo le queda centrarse en la competición europea. Los de Villas Boas se postulan como claros favoritos para adjudicarse el campeonato con permiso del Villareal. Cuidado con los Falcao-Hulk-Moutinho-Guarín y compañía que vienen ofreciendo un alto nivel de juego a pesar de vivir en una liga altamente infravalorada. El equipo de Garrido pasó por encima del Twente (5-1) en el Madrigal y ya piensa en la siguiente ronda con el objetivo fijado en poder coronarse campeón de la UEFA de antaño.


En cuanto a la otra eliminatoria, el Benfica será, sin duda alguna, uno de los cuatro semifinalistas. Hay que sumar el mérito a este equipo si tenemos en cuenta las bajas de jugadores como Di María, David Luiz y Ramires. Jugador a seguir el lateral Coentrao que cada vez que le veo jugar, más rápido y desequilibrante me parece; el luso ya está en varias de las agendas de los grandes clubes de Europa. También podemos encontrar a viejos conocidos como el canterano madrileño Javi García (se ha convertido en la consistencia del centro del campo), el ex-atlético Salvio, a Pablito Aimar o el ex-madridista Saviola. Respecto al contrincante, genera muchas dudas de si será el Sporting de Braga o los ucranios del Dinamo de Kiev. Es cierto que los portugueses han conseguido salir con un empate muy valioso de Kiev (1-1), y que los del Dinamo no podrán contar con el veterano Shevchenko, pero nunca hay que descartar a este tipo de equipos que te la pueden liar en cualquier momento (desde lo del Shalke en el Giuseppe Meazza, yo ya me espero de todo). Ojo al delantero Yarmolenko, supuesto futuro del sancionado Sheva.
Se ha producido un error en este gadget.