martes, 27 de septiembre de 2011

Liderato silencioso

Si alguien está causando sensaciones en la Serie A italiana ese es el Atalanta. El club de Bérgamo, presidido por Antonio Percassi y dirigido por Colantuono, está actualmente colocado en la decimocuarta posición de la tabla perteneciente al Calcio. ¿Cómo os quedaríais si os dijera que la puntuación de este equipo con ya casi 105 años de historia es actualmente por estadística la mejor plaza de las 22 posiciones que completan la clasificación? Pues ya estáis tardando en creéroslo.

Todo gira en torno al caso "Calcioscommese". El Calciocommese es una investigación judicial sobre ciertas apuestas ilegales que debieron hacer varios jugadores de la Serie A. Entre los cuales, se encontraba Cristiano Doni, "capi" y figura insignia del la Orobici-Dea. Total, que el final de este triste caso de corruptela acabó salpicando directamente al club de la región lombarda. El ascenso a la Serie A del año pasado se vería lastimado con una sanción de -6 puntos. Es decir, comenzar la temporada en negativo y con la cuenta que ello trae para un equipo recién ascendido.

La sanción hasta el momento no ha tenido demasiado éxito si datamos que el actual Atalanta, de no ser por el castigo, sería actual líder de la Serie A. Sus tres victorias (Palermo, Lecce y Novara cayeron en su camino) y un solitario empate (mereciendo haber ganado en casa del Génova) colocarían al histórico club en la primera posición y con 10 puntitos -2 más que la Juve de Conte- en el saco.

La afición tiene mucho de qué alegrarse. La "mercancía" que la directiva ha rescatado (después de la venta de Barreto) este verano no sólo está cumpliendo en resultados; también el juego provoca hablar bien de los pupilos de Estefano Colantuono. Los que más están sonando en estas primera cuatro jornadas de campeonato son el enano Moralez (por su estatura de 1,60); el delantero argentino Denis, quien carga ya 3 goles en sus piernas; Cigarini, el ex del Sevilla y Nápoles que tan poco lució en España y que ahora está siendo una de las llaves en el centro del campo; Brighi, ex de la Roma que sin tener sitio en La Loba está aprovechando todos los minutos en un club más modesto como el Atalanta. Y por último, dos nombres que están sonando muy fuerte en estas últimas dos jornadas como son el extremo Schelotto y el centrocampista Bonaventura.

Junto con el Novara Calcio, otro reciente ascendido a la máxima categoría italiana, son dos conjuntos que más me han "ganado" en lo que llevamos de primera división. Que tengan mucho ojo los equipos grandes, porque tal y como están, el silencio de estos humildes equipos puede ser traicionero.

jueves, 22 de septiembre de 2011

El victimismo de los "otros"

Tienen nombre: Atlético, Valencia, Sevilla, Villareal y quien se suba sobre la marcha. Ellos serán los que decidirán el dichoso camino liguero. Y romper la barrera de la dictadura Barça y Madrid. Potencial tienen, equipo y figuras suficientes también, la única incógnita del asunto es si son capaces de mantener el nivel de regularidad de los dos de ahí arriba. O acaso ¿Es justificable tachar a este tipo de equipos por el hecho de que las dos superpotencias participen en el campeonato? Mi respuesta definitivamente es NO.

Que yo sepa la LFP no ha cambiado las reglas, y el cúmulo de partidos contra Real Madrid y Barcelona son 4 de un total de 38 jornadas. Bien. Supongamos, en el peor de los casos, que el Atlético de Madrid (actualmente jugando de 3º de la liga) saca un resultado nulo de los cuatro encuentros (algo probable): ¿Sería realmente legítimo descartar al equipo colchonero de la competición?¿Qué hay de la centena de puntos que restan?¿Por qué no aprovechar los pinchazos (que serán pocos obviamente) de los de Pep y Mou en vez de considerarlos intocables?

Lo preocupante no es que nosotros nos hayamos creído el cuento blanco-blaugrana y el arco-iris restante. Lo alarmante es que son los propios jugadores los que prescinden de la liga, y sueñan con un posible triunfo en la Copa del Rey o en mostrar buena imagen en Europa. Sí, esos mismos que ganan millones de euros, desisten luchar por un objetivo que no tiene otra meta que la de cumplir su en su trabajo. Qué menos que ponerle ambición al asunto. Jugar con el sentimiento de la afición no es concebible; porque lo hacen, y nos engañan haciéndonos pensar que no se les puede pedir más cuando verdaderamente su final debería ser otro bien distinto.

Es muy sencillo, si por encima del grupo de equipos citados al comienzo de esta entrada sólo se encuentran Barcelona y Madrid, pedir que vayan "a rebufo" no es mucho pedir ¿No? Entiendo a Del Nido y su malestar -aunque el toque demagógico no se lo quita nadie- por el tema de los derechos. Pero tengo la sensación de que como excusa viene que ni pintado. Soldado lo dijo ayer: "Podemos hacer daño a Madrid y Barça". Y creo que no anda mal encaminado; el año pasado también se demostró en algunos encuentros. Pero esto no debería tener validez solamente ahora que los dos grandes están en posiciones irreales (innegable que lo son), debería ser una cita como para enmarcarla y colgarla en las puertas de todos los estadios de la primera división. Cuando una opinión se respalda con compromiso, se convierte en convicción. 


sábado, 17 de septiembre de 2011

Ley del entrenador

En Milán y Roma ya se manejan diferentes nombres. Dos listas sobre posibles sustitutos de dos entrenadores que hace unos meses no hubiéramos pensado que estarían al borde de la destitución. Por un lado, Luis Enrique (Roma); por otro, Gasperini (Inter). Lo que son las casualidades que el calendario les ha destinado enfrentarse cara a cara en estas fechas tan señaladas.

La crisis viene siendo habitual desde el año pasado; la trayectoria de ambos equipos estuvo marcada por grandes altibajos, de manera que los romanos terminaron por conformarse con posiciones de la Europa League y los milaneses tomaron por excelente la segunda posición en la tabla después de estar toda la temporada por detrás de Milán y Nápoles. Luego llegó el verano, y los movimientos de la entidad capitalina fue una de los "cabecillas" del mercado de fichajes (Luis Enrique, Pjanic, Bojan, Osvaldo, Aquilani...). En el Inter la atención cobraba sentido en el asunto "Sneijder-ManU.". Aunque la billetara también tomó fuerza para fichar a hombres como Forlán, Zárate, Jonathan, "Ricky" Álvarez, Viviano, Nagatomo, Poli...

Tras en intento por cambiar la versión del año pasado, el comienzo de esta nueva temporada 2010-11 no causan buenas sensaciones. El juego -de ambos- sigue siendo un interrogante; por parte de la Roma el buen trato del balón es una de las prioridades del entrenador, aunque sin resultados positivos, ese aspecto es fruto del olvido. Más preocupante parece la inventada de Gaspe este año, que con su 3-4-3 con el que parece insistir rotundamente (haciendo cosas como dejar en el banquillo a Sneijder y sacarle a la media hora de partido), está siendo el gran desconcierto de la Serie A.

Hoy uno de los dos se salvará del suplicio de las críticas, y quién sabe si del paro. El que pierda, en cambio, recibirá la sentencia de la afición, prensa y la más importante de todas, la de la directiva. A mi parecer creo que Gasperini tiene que salir del Inter cuanto antes, su inexperiencia con un equipo insignia del fútbol europeo lo está matando poco a poco. Si por mi fuera, hubiera firmado la carta de destitución nada más ver al mejor jugador del Calcio (Sneijder) fuera del once inicial. Incongruencias como éstas no se deberían permitir por el bien del equipo y por el respeto al aficionado. En cuanto a la apuesta Luis Enrique, darle de baja a estas alturas no solo sería un error, sino que condenaría definitivamente el destino de los giallorossi. Un imperio no se crea de la nada; esperar que el asturiano sea una especie de Guardiola V2.0  es de mal saber. Con un pequeño margen de mejora, esta Roma despuntará en poco tiempo; porque jugadores los tiene y el entrenador adecuado también. Digamos que es para pensar en años próximos y no en resultados inmediatos.

Por lo tanto, nada queda más claro que se nos viene un partidazo. El domingo será un nuevo día.

domingo, 11 de septiembre de 2011

La otra cara del fútbol

La tarde de ayer en Anoeta es lo más parecido a aquello que denominan "fútbol en estado puro". El partido disputado ayer en el campo donostiarra fue el encuentro idóneo para un contexto en el que abulta la discusión sobre la "Liga de dos", la bipolaridad de la Liga BBVA, y la discriminación/prescindibilidad de los "otros" equipos. Aprovecho para mostrar mi posición al respecto: comparto la idea de la injusta distancia entre los de ahí arriba y los de la otra liga más "inferior". Soy de los que piensan que la diferencia de ingresos en cuanto a los derechos televisivos debe ser diferente sí, pero no tan abismal como es la de ahora. Para entendernos: un marcador desigualado pero sin goleada. Respecto al tema de apartar a la "plebe" de la liga española, me parece vergonzante incluso que se plantee esta posibilidad. La famosa "Superliga" perdería la gracia en dos días.

Y con este entorno mediático nos dirigíamos yo y mi amigo, y a la vez compañero habitual de silla en la grada, al estadio de Anoeta de la Real Sociedad. Media hora de camino suficiente para comprobar que la ilusión y el orgullo de sentir tus colores crecen cuando equipos como Barcelona y Madrid visitan tu ciudad. Da tiempo para hacer de gurú, y soñar con un espectáculo que se nos quede para el recuerdo. Tomar incluso de referencia un partido del año pasado en el que un Barcelona sin presión alguna y con el título liguero en el bolsillo acabó pinchando en feudo 'txuri-urdin' (encuentro para no olvidar para los seguidores de la Real, a pesar de la poca fuerza que tuvo esa victoria en los medios que tienen la gran voz). Que por cierto, sirvió para mantener intacto el récord de ser el equipo con mayor número de partidos invicto, dato que siempre gusta poner sobre la mesa en Donosti para enorgullecerse del escudo que se defiende. Un escudo (aprovecho para manifestar una pequeña "puntilla"), que habría que defender sin vacilación; porque encontrarme a gente con camisetas de la Real manifestando que "les da igual quien gane estando el Barça en el otro lado" me queda claro quién es el verdadero aficionado y quién sufre madriditis o llámese anti X equipo.

Pero según se acercaba el estadio, volvíamos a la realidad; un Barça que le mete 5 goles en el Camp Nou al tercer mejor equipo de España el año pasado, no debería dejarse aquí ningún punto. Y eso que mirando alineaciones mantuvimos alguna que otra esperanza viendo que en el once inicial de ese equipo "monstruoso" no figuraban nombres como Iniesta, Villa y  Lionel Messi. Aun así, a los dos se nos dispararon los nervios cuando vimos quién jugaba en el lateral derecho del once de Montanier. Estrada no es santo de nuestra devoción no... Y mira que lo intenta por serlo.

Con los dedos entre los dientes, el árbitro dio comienzo al partido. El ambiente de gala no defraudó. Aunque la primera parte fue insultante. No hay excusa para dar sentido a un resultado de 0-2 en tan sólo diez minutos. En el campo hubo un equipo a mandar y ganar, y otro "equipucho" decidido a no perder o por lo menos no salir goleado. El resto de los acontecimientos los sabréis; un resumen de los primeros tres cuartos de hora en siete palabras para los "perdidos": Barça aflojó y la Real se conformó. Descanso.


De todos los comentarios de entre la gente concordaban en una cosa: "Esta no es la Real". Quejarse de algún lateral me parece razonable, la falta de convicción y de ideas para plantar cara al equipo contrario (sin mirar el nombre del contrincante) también, aunque no las considero la raíz del problema. Lo que todos anhelaban era un par de... mimbres.Y algo tuvo que decir el entrenador francés en el vestuario, porque como segunda opción se me ocurre haberse tomado un par de Red Bulls antes de saltar al césped. Nadie niega que la rapidez con la que mueven el balón los de Guardiola va, en un 90% de las ocasiones, por encima de la presión del equipo contrario. Porque lo tienen aprendido, porque ayer vimos unas 14 jugadas calcadas mandando diagonales de lado a lado sin necesidad de levantar la mirada para saber si un compañero estaba libre de espacios o no. Pero si existe alguna posibilidad de ganar a ese fútbol sistematizado fuera de lo normal, es por lo menos teniendo fe en tus posibilidades y acortando el tiempo máximo posible de reacción blaugrana. Dejarles pensar es suicidarse. La única excepción que yo recuerde es aquella lejana semifinal ante el Inter de Mourinho con el famoso "autobús neroazzurro". Pero ya sabemos que ese es oficio sólo de los equipos italianos.

Y entonces un irreconocible e inspirado Imanol Agirretxe, a quien nunca le vi apto para jugar en el primer equipo (aprovecho para darle la razón a Borja, quien nunca dejó de ensalzar cualidades de Imanol las cuales nadie las veía) continuar su evolución y anotar su tercer gol en esta campaña confiriéndose así el auténtico pichichi del equipo (3 goles en su cuenta). 1-2. Seguidamente Villa regalaría una nueva alegría inesperada para la afición realista dejando en pies de otra vez Agirretxe, para que el canterano de Usurbil (municipio muy destacado últimamente en el mundo del fútbol) mandara al travesaño el balón ayudado por el despeje con la mano de Busquets que Griezmann remataría formalizando el 2-2. La respuesta del público no hace falta describirla. Y la última media hora de sufrimiento tampoco. Cada segundo se te hace más largo. Y para poner la pequeña guinda Messi se encargó de paralizar los corazones de los aficionados tratando de engañar al público y al colegiado. Valiente Mateu Lahoz.

Salir afónico de un estadio es de lo mejor que puede sucederle a un socio, eso querrá decir que ha merecido gritar durante esos 90 intensísimos minutos. El mal sabor de boca es cuando llegas a casa, y lees una versión completamente diferente a lo que acabas de vivir hace unas horas. Leyendo cosas como que"la Real disimula un pobre juego" o que "dos despistes azulgranas dan el empate a la Real". Quiero pensar (por decir algo) que esto se debe al problema radiofónico tan sonado en estos tiempos. La tele en la que debieron ver los corresponsales el partido no se reflejaría lo que verdaderamente fue, a saber.


EL APUNTE:

Los datos del partido reflejan máxima igualdad. Anecdótico que el Barcelona hubiese hecho mayor número de faltas que un equipo en principio con el objetivo de parar al "Pep Team". Y no solo eso, como podréis apreciar, la preponderancia azulgrana que algunos predican es estadísticamente contradicha en el siguiente link:

http://larealsociedad.lavanguardia.es/liga/82661-real-sociedad-barcelona-los-numeros-del-partido

miércoles, 7 de septiembre de 2011

"Robur"

Vuelve la única liga que faltaba por dar el primer pistoletazo de salida. Después de haber estado contagiados por nuestra huelga de jugadores, todo indica a que las posturas por ambos lados han llegado a un acuerdo y que  la Serie A comienza por fin este mismo viernes.

Mi intención no es prever lo que nos deparará este año el Calcio italiano, los tiros no van por ahí. El tema de hoy es remarcar el contexto de un equipo, que aunque no sea portada de los diarios nacionales de Italia, conserva en su historia una década moderna de ensueño para una entidad modesta como es el AC Siena. Imagínense lo que puede sentir un aficionado bianconero del Siena, club con 107 años de historia, ver a su equipo ascender a la primera división italiana después de 100 años sin alcanzar tal meta: es para darse con un canto en los dientes. Varias veces.

Lo más meritorio de toda esta historia es que no sólo consiguieron subir por primera vez en la 2003-04, sino que además asentaron una racha de 7 temporadas seguidas alistándose entre los mejores equipos de la Serie A. A la octava fue la vencida, y finalmente el camino se desvío por la ruta que les trajo la culminación. Siete años que salvaron gracias a la casta de unos Baby Juventus que protagonizaron temporadas como la del 2004-05 en la que se salvaron gracias a un punto después de batir al Atalanta (también recién ascendido este año) en la última fatídica jornada. La lucha la llevan en su ADN y por eso mismo ya están de nuevo por los lares más prestigiosos del sur de Europa tras pasar el escalón de la Serie B después de quedar subcampeón.



Para esta temporada cuentan con interesantes refuerzos como D´Agostino (ex Fiore, Udinese y Roma...), el joven delantero Mattía Destro (Inter, Génova), Mannini (Sampdoria), Contini (Zaragoza)... Todos ellos bajo las directrices de Giuseppe Sannino; ilusionados y con la convicción de no soltar por lo menos un año más la división por excelencia de Italia. El Artemio Franchi (mismo nombre que el estadio de Florencia pero no el mismo terreno) vuelve a respirar un aire de primera, un aroma al que parecen haberse acostumbrado y del que parecen depender. Disfrutar es el objetivo, resistir es el sueño; comienza la segunda década de la "otra" época moderna del AC Siena. El color de su camiseta representa perfectamente la biografía de su nombre e historial, un color negro que desde el siglo XXI ve cómo periodos más blanquecinos están por llegar.
Se ha producido un error en este gadget.