martes, 10 de abril de 2012

La espera bien hecha premia al paciente

Cuando el día más especial de tu vida está al llegar, cuando quieres sacar esas dos entradas del cajón para ir al concierto de tu artista favorito, cuando ya tienes planificado un viaje veraniego y todavía no ha llegado ni febrero, cuando esperas con ansia el comienzo de un Mundial, la espera de un embarazo, cuando esperas una carta que debería haber llegado ya... días contextualmente dispares aunque igual de eternos.

Así es como, en dos jornadas, las opciones de ganar el Scudetto han pasado de estar en manos del Milan a tener que parar repentinamente en la estación juventina. Nadie en Torino imaginaba que el tren de la liga pudiera cambiar (por segunda vez) de dirección tan pronto; dejarse puntos en Sicilia frente al Catania podía entrar dentro de lo "normal" dada la dificultad que atesora la escuadra de Montella este año. Allegri y sus hombres salvaron un punto del Massimino, dando gracias a que los partidos duran 90 minuti y no más. Tres días después del tropiezo, soportaron durante una hora la maquinaria blaugrana en el Camp Nou. Insuficiente -aunque plausible por razones obvias- sacrificio para un equipo preparado para ganar la Serie A o siquiera la Coppa italiana. Esa misma semana, nuevamente con tres días de descanso, recibiría en San Siro a una Fiorentina en caída picada luchando con la gota gorda por permanecer en primera.

Con los ojos cerrados y hasta con cuatro copas de más, Delio Rosi firmaba el empate en San Siro. Y cuatro grandes tragos pudo haberse servido de camino al autobús después de haber incendiado la gradería rossonera con el 1-2 favorable a la 'Viola'. Las ibrajugadas no tuvieron efecto en este trigésimo-primer episodio del Calcio. A palabras del cronista de la Gazzeta: "si no aparece el jugador estratosférico [Ibrahimovic], el Milan se estanca". Histórico e inoportuno golpe en la mesa que quién sabe si puede significar una liga. De haber ido paso a paso y sin bajar la marcha, la Juventus no estaría ahora mismo a dos puntos por encima del Milan. Con el calendario más apretado ahora son los de Conte quienes manejan el devenir del trofeo. La Vecchia Signora (imbatible aún) parece que maneja mejor los tiempos en este último tramo de temporada; a ritmo de Champions, en vez de mirar el escudo rival, convierte cada domingo un motivo de festejo bianconero. Con las últimas cuatro victorias consecutivas, atrás quedan ya la dinámica de empates que pagó con la pérdida del primer puesto. A pesar de ser el primer año del proyecto, esta Juve ha sido paciente, ha sabido tener la suficiente espera como para contraatacar al Milan resultadista y vigente campeón liguero.

Así de tranquila estaba  la marea milanista hasta hace pocos días








"Si la Juve tenía una gran oportunidad de alcanzar el título estando por detrás nuestro, no entiendo por qué nosotros tenemos menos posibilidades de ganar la liga" 

No le falta razón a Allegri manifestando esta tesis postderrota. Una excusa perfecta que por otra parte desvía su sonada despedida en caso de no alzar la decimonovena copa de la liga. Tras él también podrían seguirle una manta de jugadores que el pasado sábado demostraron no estar a la altura del escudo milanista. Lo que es evidente es que con o sin esos futbolistas, don Massimiliano Allegri tendrá que exprimir sus opciones por segundo año consecutivo para salvar la temporada con otro campionato italiano. En este caso, la eternidad del manager de Livorno se cuenta por días.

@Xabi_int

sábado, 25 de febrero de 2012

El GAL

Hablar de Antonio Conte como máximo culpable de los números récord de esta nueva Juventus sería probablemente lo más acertado. Su llegada a la entidad bianconera -ayudada por una excepcional gestión de fichajes- se traduce en éxito y quizás en títulos (finalistas en la 'Coppa' y segundos en liga por detrás del Milan). Los números van acompañados del mejor juego desplegado por los campos de Italia; en la Serie A, junto al Napoli, es el estilo diferencial del Calcio italiano. Y es que para ser el único equipo europeo -de las grandes ligas- que todavía no ha conocido la derrota algo tiene que ir bien (23 partidos: 13 victorias y 12 empates).

Esta noche la Juventus juega en Milán contra el único equipo que a día de hoy puede frustrar el idílico doblete bianconero. El equipo de Allegri muy lastimado por las bajas (Ibrahimovic, Seedorf, Kevin-Prince, Merkel, Aquilani...) les recibe hoy a las 20:45h. en San Siro. Los rossoneri son provisionalmente líderes ya que los de Conte han jugado un partido menos. La prensa italiana considera desde hace algunos días que es el encuentro por excelencia en la lucha por el 'Scudetto'. Una final anticipada. El City-United o el Barça-Madrid de nuestra liga.


En cambio, de lo que me he propuesto escribir esta semana nada tiene que ver con este clásico. Bueno sí, en gran medida tiene mucha importancia en la noche de hoy.
Necesitaría bastante más tiempo para analizar las claves del enfrentamiento de hoy, pero como el Genoa-Parma está al caer (empieza a las 6), elegiré lo que en mi opinión será -y es- el componente capital de esta Vecchia Signora restaurada.

GAL

No, no hemos vuelto a la España de los años ochenta. Aunque metafóricamente podríamos relacionarlos con el intento de ambos en detener las ofensivas del contrario.

De esta Juve lo propio suele ser destacar la parcela del centro del campo, donde unir a tres hombres como Pirlo (máximo asistence del equipo) y sus dos "guardas" Marchisio y Vidal son el signo palpable que admirar y el gran por qué del buen juego. Cuando todo transita por los pies del ex cerebo milanista el fútbol se convierte en algo sencillo y de buen ver.

Pero hay un dato que nos hemos dejado por el camino. Gianluigi Buffon (y Storari cuando ha jugado) ha encajado 14 goles en lo que llevamos de temporada, 7 menos que Abbiati por ejemplo. Es el conjunto que menos goles ha recibido con diferencia. A principios de temporada nos asustábamos sobremanera con la capacidad goleadora que este equipo podría explotar de cara a las 38 jornadas restantes debido al potencial de los jugadores de ataque. Pero ahora que corre la jornada 25, el equipamiento juventino se analiza de abajo hacia arriba, y no al revés.

Hasta hace no mucho la intachable labor defensiva hubiera sido atribuída a cuatro hombres: Lichtsteiner, Chiellini, Bonucci y Barzagli. En cambio, desde que el entrenador bianconero decidiera convertir el 4-3-3 en un 3-5-2, el primero de los cuatro de la lista sufrió el descarte. Curioso ya que la campaña del suizo estaba siendo de lo mejor del 2011-2012. Ahora el internacional de 28 años (el segundo con más minutos de la plantilla) tiene que pelearse por el puesto de carrilero aún más tras el reciente fichaje de Martin Cáceres. Por consiguiente, se quedaron 3 en la zaga central:

Giorgio Chiellini ha variado constantemente su posición de central al lateral izquierdo. De Cegli
e no ha convencido demasiado para ser un fijo en la izquierda. El internacional italiano forma parte del muro turinés; un peligro en los saque de estrategia y valiente en las subidas (dos goles en su cuenta).

Andrea Barzagli. El mejor jugador de la zaga (e incluso del equipo según algunos); es la figura que más ha jugado en estas 25 jornadas (2070 minutos) y el más fiable de los de atrás. Su seguridad defensiva y la efectividad al corte le convierten en uno de los mejores. El salto de calidad del ex de Wolfsburgo no pasa inadvertido.

Leonardo Bonucci. El más joven de los tres, a sus 24 años se ha afianzado con el puesto del centro de la tripletta de abajo. Si tuviera que decidir, díria que el más flojo de los tres, aunque hay muy poco que reprocharle al de Viterbo.



martes, 7 de febrero de 2012

Creérselo es el primer paso

Era la última ocasión para saber a qué juega este Tottenham. El mejor escenario para que el equipo tímido de la Premier metiera baza en la rutinaria disputa mancuriana. A los de Redknapp se les ha achacado no estar capacitados para ganar títulos a pesar de contar con los medios más que suficientes. Para City y United nunca han sido un gran problema, Manchester sabe desde hace un tiempo que dentro de no mucho uno de los dos equipos de la ciudad acabará siendo el que reciba el laurel. En Londres la sonrisa por el fútbol no es tan evidente. El lugar exacto de los 'Spurs' parece que siempre ha estado en luchar con Chelsea, Liverpool y Arsenal por encontrar su plaza 'Champions'. Un despropósito inexplicable viendo cuál es la situación de estos últimos tres. Solo cinco puntos de diferencia respecto a los 'Red Devil' y siete por encima del Chelsea. Ahora mismo veo con mejor ojos una posible remontada 'blue' que la escalada londinense. Los cinco puntos de diferencia que les separa del equipo de Ferguson es precisamente la "manita" que necesitan para aspirar al título. Una mano de algún experto que pueda aportar dosis de grandeza.

No diría que el once del ayer ausente Redknapp (parece que el dicho popular sobre la hacienda tiene algo de certeza) fuera defensivo. Justamente lo contrario. Imaginación y talento sobraba ayer en Anfield. Con Parker, Modric, Livermore, Kranjkar (importante la baja de Van der Vart) en el medio, mas la búsqueda de Bale y la pausa de Adebayor arriba, me esperaba un Tottenham ambicioso y poseedor de la pelota. Muy lejos de la realidad. Los visitantes fueron tacaños con su fútbol, demostrando que ganar la liga es un quehacer, pero imposible de alcanzar jugando como ayer. El Liverpool, con menos en el centro del campo (no quita que Gerrard volviera a repartir clases de '10'), tuvo a los de la capital en su mano. Apuntar que Parker fue el mejor de los Lilywhites por su contundencia en el corte defensivo denota las intenciones y la decepcionante imagen de los capitalinos. Interesante también que Ekotto y Walker (otra buena demostración del joven internacional inglés) no llegaran a cruzar el medio campo.

Y aun así, con todo este palo que le estoy dando a la táctica (que no a la alineación) del entrenador, el Tottenham contó con opciones de llevarse los tres puntos. Podía haber sonado la campana si Gareth Bale hubiera resuelto el mano a mano ante Reina de otra manera. Igual de cierto que si Suárez o Carroll hubieran estado entonados, los visitantes no se hubieran llevado tan cuantioso premio. Volverse con las manos vacías al sur de Inglaterra era lo adecuado.

Enfrentándose al rival y no esperándole atrás es la seña del por qué este Tottenham ocupa la primera plaza de esa otra liga (porque también existe en Inglaterra). No pueden hacerse tan diminutos siendo el tercer equipo más completo de la Premier League (si apuramos, incluso puede considerarse más armado que el ManU). Me gustó el símil que escuché ayer (no me acuerdo en que medio) comparándolo con el Valencia. Aunque la diferencia presupuestaria entre estos dos equipos creo que nada tienen que ver. Es un conjunto que dejará de estar en la antesala de la élite cuando dejen de autodescartarse.

Nunca consideré al Tottenham como alternativa por este simple hecho. Pero tampoco hay que ponerse tremendistas, porque de igual manera me costó confiar en los hombres de Mancini y sólo hay que mirar cómo están ahora. Justamente el problema de los citizen era el mismo dilema psicológico, mental o llámese como quiera uno. Puede que todavía no hayan dicho su última palabra a pesar de mi cruz; los Spurs vuelven al Lane para disputar el encuentro ante el Newcastle. Segundo escalón de enorme altura de los muchos que le quedan en fechas venideras. Después de las 'urracas', equipos como Arsenal, Manchester United, Everton (en Goodison) y Chelsea son la glamurosa alfombra de equipos que tendrán que pisar si verdaderamente son capaces de optar a mayores cosas con renombre. Callarme la boca no será fácil.



@Xabi_int

Se ha producido un error en este gadget.