sábado, 17 de septiembre de 2011

Ley del entrenador

En Milán y Roma ya se manejan diferentes nombres. Dos listas sobre posibles sustitutos de dos entrenadores que hace unos meses no hubiéramos pensado que estarían al borde de la destitución. Por un lado, Luis Enrique (Roma); por otro, Gasperini (Inter). Lo que son las casualidades que el calendario les ha destinado enfrentarse cara a cara en estas fechas tan señaladas.

La crisis viene siendo habitual desde el año pasado; la trayectoria de ambos equipos estuvo marcada por grandes altibajos, de manera que los romanos terminaron por conformarse con posiciones de la Europa League y los milaneses tomaron por excelente la segunda posición en la tabla después de estar toda la temporada por detrás de Milán y Nápoles. Luego llegó el verano, y los movimientos de la entidad capitalina fue una de los "cabecillas" del mercado de fichajes (Luis Enrique, Pjanic, Bojan, Osvaldo, Aquilani...). En el Inter la atención cobraba sentido en el asunto "Sneijder-ManU.". Aunque la billetara también tomó fuerza para fichar a hombres como Forlán, Zárate, Jonathan, "Ricky" Álvarez, Viviano, Nagatomo, Poli...

Tras en intento por cambiar la versión del año pasado, el comienzo de esta nueva temporada 2010-11 no causan buenas sensaciones. El juego -de ambos- sigue siendo un interrogante; por parte de la Roma el buen trato del balón es una de las prioridades del entrenador, aunque sin resultados positivos, ese aspecto es fruto del olvido. Más preocupante parece la inventada de Gaspe este año, que con su 3-4-3 con el que parece insistir rotundamente (haciendo cosas como dejar en el banquillo a Sneijder y sacarle a la media hora de partido), está siendo el gran desconcierto de la Serie A.

Hoy uno de los dos se salvará del suplicio de las críticas, y quién sabe si del paro. El que pierda, en cambio, recibirá la sentencia de la afición, prensa y la más importante de todas, la de la directiva. A mi parecer creo que Gasperini tiene que salir del Inter cuanto antes, su inexperiencia con un equipo insignia del fútbol europeo lo está matando poco a poco. Si por mi fuera, hubiera firmado la carta de destitución nada más ver al mejor jugador del Calcio (Sneijder) fuera del once inicial. Incongruencias como éstas no se deberían permitir por el bien del equipo y por el respeto al aficionado. En cuanto a la apuesta Luis Enrique, darle de baja a estas alturas no solo sería un error, sino que condenaría definitivamente el destino de los giallorossi. Un imperio no se crea de la nada; esperar que el asturiano sea una especie de Guardiola V2.0  es de mal saber. Con un pequeño margen de mejora, esta Roma despuntará en poco tiempo; porque jugadores los tiene y el entrenador adecuado también. Digamos que es para pensar en años próximos y no en resultados inmediatos.

Por lo tanto, nada queda más claro que se nos viene un partidazo. El domingo será un nuevo día.

4 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo en lo que comentas de Gasperini , el respeto al aficionado es lo primordial ¡ saludos xabi ¡

    ResponderEliminar
  2. Hay que dejar trabajar un poco más a los entrenadores. Acaban de llegar y todo tiene un tiempo de adaptación y aprendizaje. Como dice el refrán "Zamora no se hizo en una hora" aunque el mundo de fútbol no entiende de ésto. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo creo que el próximo resultado no tiene que condenar la permanencia de ambos entrenadores, yo esperaría más partidos, me parecería un cambió muy brusco a estas alturas.
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. luis enrique no puede trinfar con ese juego en una liga como la italiana, aunq ojala me equivoque pero solo por intentar jugar bien ya le estan machacando.
    saludos

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.