viernes, 14 de enero de 2011

La injusticia del fútbol

Jugador "Bota de oro" de la UEFA y del Mundial, ha sido pichichi de la Liga Española, considerado el mejor jugador de su país natal el año pasado, máximo goleador charrúa de nuestra liga, coronado como uno de los mejores deportistas del año 2010, incluso ha estado vinculado con equipos como el Real Madrid y aun así, Diego Forlán, a día de hoy tiene que demostrar cualidades para ganarse el puesto en el Atlético de Madrid.


Increíble que un jugador como el uruguayo tenga que aguantar semejante presión y tenga que escuchar tanto despropósito por parte de la prensa y aficionados. Pero ya sabemos como va esto del fútbol, las malas rachas se pagan caras; sobre todo si se trata de clubes de alta exigencia (demasiada) como la hay en el club rojiblanco. A Diego le ha tocado esta vez jugar de acusado como si fuera el máximo culpable de la mala racha colchonera; ahora no es momento de buscar culpables, e insisto en que creo que el internacional uruguayo se ha ganado mucha más credibilidad de la que se le otorga por todo lo demostrado hasta el momento.


Además, yo añadiría mas mérito a la labor del delantero teniendo en cuenta que ha sido siempre injustamente infravalorado; la sombra del Kun siempre ha tapado el gran sacrificio de su compañero a pesar de que el argentino se mostrara altamente irregular desapareciendo así en muchos partidos. Por el contrario, Forlán siempre se ha caracterizado por su lucha constante; una figura de gran calidad al que cualquier entrenador recurriría. Por ese motivo me parece triste que tengamos que perder a un jugadorazo como es el Cachavacha, en caso de que se vaya a la Juventus, que es a donde supuestamente se marcha.


Ojalá tomaramos ejemplo de ligas como la inglesa, en la que los aficionados toman por norma apoyar siempre a sus jugadores, apechugar con lo que hay, sea bueno o malo.

Un panorama similar (pero a la vez diferente) es el que tienen en Liverpool, Fernando Torres lleva tiempo sin dar señales de lo que era la temporada pasada; las lesiones no le han acompañado al jóven atacante, y por si fuera poco, el Liverpool pasa por uno de los peores momentos de su historia con unos resultados nefastos en liga y con un nuevo entrenador recién incorporado. Vamos, que podríamos decir que la situación es incluso peor que la de Forlán, en cambio, en Anfield no se oye ningún pitido, murmullo o algo semejante.


En fín, será una pena no poder volver a oír aquello de: "¡Uruguayo!, ¡Uruguayo!, ¡Uruguayo!"



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.