lunes, 31 de enero de 2011

¿Se acabó?

Ya lo vimos en Almería y casi en el propio Santiago Bernabéu ante el Mallorca. Ayer volvió a aparecer el Madrid rocoso y desesperante de los últimos encuentros. El Osasuna pasó por encima de un equipo sin ideas en el que cada jugador se plantea resolver el encuentro con jugadas ancestrales.


Ya el once inicial blanco no daba mucho que desear. Una alineación en la que la creación recaía en manos de Lass y Khedira no transmitía demasiada confianza; se vió que al francés eso de distribuir el esférico no se le daba demasiado bien. No entiendo el por qué de la suplencia de Granero.


Comenzó el partido y el Madrid tiraba de calidad individual, sin idea, sin asociación alguna salvo alguna que otra entre Benzema (para mí, el mejor de ayer) y Cristiano. La verdad es que Ricardo tuvo un partido soñado, intervino bien en las pocas oportunidades de los merengues. Los locales tampoco crearon demasiado peligro sobre la portería de Iker, pero el susto pudo haber llegado antes de tiempo si Pandiani la llega a cazar en lo que es su especialidad, la cabeza. La primera parte acaba como lo que viene a ser costumbre en el equipo merengue, 0-0.


El segundo periodo no ofreció mucho más, la vida seguía igual, los de Mou jugando al más puro estilo inglés: patadón para arriba. No sé cuantas veces pude ver esta jugada: Iker a Carvalho/Albiol, éste a Casillas y patadón que te crió. Parecía incluso que esas patadas eran ordenes de Mourinho; quizás el luso pensaba que todavía seguía en el Chelsea. Minuto 62; llega lo que nadie esperaba, pero que a la vez no era una gran sorpresa: gol de Camuñas (golazo por cierto). Otra vez a intentar "la Gloriosa" remontada.


Le salió mal en el Estadio de los Juegos Mediterráneos, bien en Mallorca y nefasto en el Reyno. Nada pudieron hacer Xabi, Kaka´y Adebayor. Resulta ridículo creerse en todo un Real Madrid que tenga que salir Xabi Alonso a resolver el partido enfermo con gripe. Kaka´ nefasto otro día más y no sé cuantas van ya; debería mirarse el ombligo el brasileño antes de criticar a Benzema por su mal juego. En cuanto al debut de Adebayor pues no podía ser peor, al togolés se le vió que le falta un poco de ritmo, pero que está hecho un "toro"; ayer no era día para ofrecer sus cualidades: milagros, los justos.


Los de arriba ya están a 7. Pero no debería preocupar tanto la distancia entre blancos y blaugranas, el juego ofrecido por ambas partes les separan años luz. El estilo de juego es bien distinto, pero el Madrid debería de empezar a replantearse qué es lo que quiere hacer con la pelota, no veremos a los blancos jugar al toque-toque, pero por lo menos estaría bien saber a qué juegan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.