martes, 23 de noviembre de 2010

Campeonitis

Es curioso lo que puede cambiar un equipo en una temporada.


El año pasado resultaban ser los mejores equipos de Europa; Liga,Copa, incluso Champions. Tanto Inter como Bayer de Münich coronaban el futbol a nivel internacional ganando sus respectivas ligas y copas. Lógicamente la final de la Champions League solamente la podría ganar uno, y fue el Inter el afortunado de poder conseguir el triplete tras el insuperable sextete del Barcelona el año pasado.

Pero da la casualidad de que esta temporada parece que Pepe `El Brujo´ les ha echado un mal de ojos a bávaros y transalpinos.


El Inter de Milán, según dicen, parece que acusa la ausencia del entrenador del año pasado, que a día de hoy, todos sabemos quién es. Y es que los de Benítez no conocen la victoria desde hace 4 jornadas en la Serie A, después de haberla "pifiado" ante equipos pequeños como Brescia, Chievo o Lecce. Para colmo, el equipo interista perdió en casa ante su eterno rival como es el Milán con gol de un sueco conocido (su apellido empieza por "I"). Y por si alguien no se ha quedado agusto con tanta desgracia, otro viejo conocido camerunés (su nombre tiene dos "o" seguidas) ha sido sancionado por 3 partidos tras propinar un cabezazo absurdo a un contrario a lo más estilo Zidane en la final del Mundial (eso sí, Zizou le gana como persona y también como futbolista).


En cuanto al caso del equipo alemán, la cosa todavía está mas marrón tirando a negro porque en el Bayer no ha surgido ningún cambio en cuanto a plantilla ni entrenador. Pero claro, aqui hay una pequeña trampa, hay que contar que no cuenta con su mayor estrella el holandés Arjen Robben, y que el francés Ribery se acaba de recuperar de una lesión tras 7 semanas de baja; también ha estado bastante tiempo con la ausencia de Sweinstaiger (está mal escrito, el `criador de cerdos´ vaya). A pesar del nefasto inicio del equipo de Münich, ahora están situados en la octava posición a 1 punto de puestos europeos pero su juego deja mucho que desear en los aficionados germanos.



Parece que la ley de la suerte de campeón no siempre es válida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.